Mientras tanto, el orden


 Me lo repito, como un mantra, desde hace algún tiempo.
Mientras tanto, el orden.
Cuando trabajo, cocino, doblo ropa, imagino, construyo, como o descanso.


Orden entendido como respeto.
Por los útiles que empleo, los ingredientes,
los objetos que son el vehículo de mi actuación sobre las cosas.
Respeto por mi mirada y mi sosiego.
Por el de los que me miran trabajar y comparten mi espacio.


Orden porque estoy atenta al momento. Solamente a eso. No a lo que haré luego.
No a lo que hice y no tenía que haber hecho o al revés.

Orden como calma visual.
Ausencia de ruido.

Orden concentrado, pacífico.
Primor, aquella palabra en desuso.
No orden impuesto. No orden violento.
Orden porque cuido lo que hago
y con ello me cuido a mí.

2 comentarios:

  1. Con los cinco sentidos, orden en movimiento, viendo y haciendo belleza.

    ResponderEliminar
  2. Así es. Gracias por entenderlo y comentarlo.

    ResponderEliminar