...Y Pipa no entiende nada...

La ancestral urraca vacía cajones, rescata tesoros y botines por mucho tiempo olvidados.
Ahora todo empieza a tener sentido, el afán de búsqueda, el interés por los pequeños objetos únicos o, simplemente, interesantes, abrir cajas, desempolvar humildes herencias.

Ahora todo encaja.
Y Pipa no entiende nada.
Pero me ofrece su silencioso apoyo gatuno. Ovillada o atenta, entre mis piedras de colores.

6 comentarios:

  1. ¿Qué inspiraciones se dibujan en tu mente?

    ResponderEliminar
  2. y aunque no entienda nada te querrá siempre...

    ResponderEliminar
  3. Qué buenecita parece.... Su primita Tati ya te habría desmantelado todo el chiringuito.

    ResponderEliminar
  4. Que mona PIpa un beso para ella de
    emejota

    ResponderEliminar